martes, 10 de febrero de 2015

la "bendición" del kefir

...o la agradable sensación que genera.

Mi relación con el kefir se remonta a mi infancia, lo consumí durante años y años y años, pero luego, como siempre, por alguna razón lo dejas y le pierdes la pista. Hace un tiempo me regalaron de nuevo, y aquí estoy, enamorada de mis chiquitines -bueno, son grandes y gordos- y, sin dudas, deliciosos y saludables.

Se dice que la palabra kefir proviene del turco, kief, que significa agradable sensación o sentirse bien, para referirse a la agradable sensación experimentada cuando se ingiere, y que conlleva además la connotación de bendición a quién se regala. Se le conoce por diferentes nombres, kefir, yogur búlgaro, yoka, yogur de pajaritos...

Si hay quien no conozca el kefir, os lo recomiendo ampliamente y me ofrezco a dar del mío a quien lo desee. Para motivaros a probarlo, os comento brevemente sus beneficios, tipos y cuidados necesarios.

1 kefir lavado




El kefir cuenta con numerosísimas bondades: es desintoxicante, equilibra y  regenera  la flora intestinal, estimula las defensas naturales, favorece la digestión, evita el estreñimiento, produce la síntesis de vitaminas del complejo B, es una fuente importante de potasio, fósforo, calcio y vitaminas, ayuda a reducir el colesterol, reduce el riesgo de contraer cáncer de colon, regula la presión arterial, regula el peso, mejora los problemas de piel, ayuda a conciliar el sueño, reduce la ansiedad y la depresión.

Como organismo vivo que es, necesita ciertos cuidados y precauciones. El mejor indicador de que el kefir está en buen estado, es observar los gránulos: cualquier cambio en su aspecto, olor o sabor es un indicador de que no debes consumirlo. Y el mejor indicador de que es bueno, es su crecimiento. Si no aumenta su tamaño con el paso de los días, mala señal.

Conseguirlo no es sencillo y su adquisición tradicionalmente está basada en la solidaridad, se da de mano a mano, y no hay dinero de por medio, aunque hay algunas tiendas que lo comercializan, siendo esto totalmente innecesario.

Hay 2 tipos diferentes de kefir, y hay quien agrega un tercer tipo, el kefir de kombucha.

1.- Kefir de leche: 

El kéfir de leche es uno de los productos lácteos más antiguos que se conocen, consumido durante miles de años, procedente del Cáucaso. La leche kefirada tiene una consistencia similar al yogur, aunque una textura más suave y sabor un poco más ácido.

Preparación de kefir de leche:

Se introducen en un recipiente de cristal la leche y los nódulos de kéfir, se tapa ligeramente, por ejemplo con un paño de tela, y se deja a temperatura ambiente durante aproximadamente 24 horas. Tras este tiempo, se cuela el líquido resultante con un filtro. Luego se enjuaga el frasco en agua, y se vuelve a repetir el proceso con más leche fresca. No es necesario lavar los nódulos con regularidad, generalmente se lavan cada 3 o 4 días pero hay quien los lava menos. Para un kéfir más líquido se añade más cantidad de leche, y para uno espeso más cantidad de nódulos. El tiempo de fermentación variará según la temperatura ambiente, la temperatura de la leche y la cantidad de nódulos. En invierno conviene quitar el frío a la leche antes de agregarla a los nódulos, pero nunca debe sobrepasar los 35º. Es recomendable utilizar leche fresca y entera, pero hay quien utiliza leches semi o desnatada e incluso leches vegetales, como la de soja, avena, arroz...

3 kefir listo4 kefir vaso

2 kefir listo y lavado

2.- Kéfir de cultivo de agua

Este tipo de kefir no necesita lactosa para que se produzca la fermentación, y lo que se obtiene es una especie de agua carbonatada. Se considera que posee mayores propiedades que el kefir de leche.

k agua solito

Preparación de kefir de agua:

En un recipiente de cristal colocar 3 cucharadas de kefir, 5 gramos de azúcar (puede sustituirse por panela, stevia, etc), uno o dos higos (o dátiles, o pasas de uva o cualquier otra fruta seca), medio limón entero bien lavado y 1 litro de agua mineral.

k agua preparacionk agua presentacion

El azúcar sirve para estimular el trabajo de los nódulos y activar la fermentación, sabremos que los nódulos trabajan correctamente si el agua resultante es apenas dulce. La fruta seca sirve para neutralizar la fermentación alcohólica y dar sabor.

Una vez tenemos todo en el recipiente, removemos con una cuchara de madera, plástico o cerámica, y lo dejamos reposar durante unas 24 hs.Con el kefir siempre debemos evitar el contacto con metales. Y en ambos casos, para el de leche como para el de agua, siempre debe quedar un tercio del bote vacío, por la formación de gases.

Si tenemos demasiada cantidad de gránulos y no encontramos a quién dar, es posible congelarlos, secándolos muy bien durante un par de días sobre papel de cocina, y luego congelarlos en una bolsita hermética. Cuando queramos utilizarlos deberemos rehidratarlos, para ello los pondremos otra vez en leche o agua, y vamos cambiando el líquido y desechándolo, hasta que los gránulos tengan su apariencia normal.

k agua listo kefir de agua

3 kefir listo kefir de leche



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...