viernes, 13 de marzo de 2015

Homemade massage oil and rice heating pad



 Qué tal la semana? Ya los días empiezan a ser más largos y apetecen más las actividades al aire libre, disfrutar del buen tiempo y empezar a realizar más deporte, y si os pasa como a mí, puede ser que sufráis de algunas agujetas y molestias. Es por eso que hoy quiero compartir con vosotras mi aceite de masaje, que es sencillamente fenomenal! Y si lo acompañamos con una almohadilla de arroz os puedo asegurar que no hay dolor que se resista, y la relajación está asegurada.
No solamente es recomendable para deportistas (maratonianos expertos y principiantes), también es ideal para dolores menstruales, estomacales, problemas de rodilla o articulaciones, dolores de espalda o de cabeza....
Si os cuesta conciliar el sueño es sumamente efectivo combinar un suave masaje con este aceite y colocar el cojín apenas tibio cerca del pecho o del estómago, veréis que dormiréis como angelitos.

En.
Since days are becoming longer and we just want to make more outdoor activities, enjoy the good weather and start jogging again, and if you're like me, you may suffer some pain and muscle cramps. That's why today I want to share with you my massage oil, which is just fantastic! And if you use it with a  rice heating pad, I can promise you that there will be no more pain, and relaxation is assured.
It´s not only  recommended for athletes (expert and amateur marathoners), but it´s also ideal for menstrual cramps, stomach, knee or joint problems, back pain or headaches....
It´s really effective to get to sleep, combining a gentle massage with this oil and placing the warm pad near your chest or stomach, you will sleep like angels.






El aceite de masaje es muy sencillo de preparar: simplemente elegimos un aceite portador y agregamos unas gotas de aceite esencial de manzanilla y lavanda. Elegimos estos dos aceites esenciales porque tienen un alto poder calmante y relajante.
Yo como siempre tengo mi arsenal de diferentes oleatos  utilicé una mezcla de aceites macerados en rosas, romero, caléndula y manzanilla y algunos aceites esenciales. Todas estas plantas tienen un poderoso efecto relajante y antiinflamatorio, por lo que merece la pena repasar sus propiedades para tenerlos siempre en cuenta y saber cual elegir para cada situación:

* Romero: es conocido por sus propiedades calmantes y antiinflamatorias, se utiliza mucho en medicina deportiva por esta razón. Al ser muy estimulante, mejora la circulación sanguínea. Sobre la piel, ejerce una acción antienvejecimiento y antioxidante, facilita la hidratación al relajar la piel, brindando frescura y elasticidad. También es un poderoso antiséptico y cicatrizante. El romero es muy efectivo para aumentar la claridad mental, reducir el estrés y la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. Es ideal para calmar el dolor de cabeza y los dolores menstruales. 

* Manzanilla: es un excelente antiinflamatorio, calma los dolores musculares, el dolor de cabeza, y cualquier tipo de cólico, regula la menstruación y alivia los síntomas de la menopausia.  Es ideal para proteger la piel seca. Altamente recomendado para problemas nerviosos y tratar casos de depresión, ansiedad, estrés e insomnio.

* Caléndula: tiene propiedades hidratantes, curativas, antisépticas y antiinflamatorias. Es ideal para pieles sensibles.

* Lavanda: es un magnífico relajante, capaz de aliviar síntomas de nerviosismo, depresión e insomnio. Tiene un gran poder analgésico, por lo que es muy indicada para reducir el dolor y la inflamación. Ayuda a regenerar la piel dañada por quemaduras, acné, dermatitis o envejecimiento prematuro. Y una característica muy importante es que el aceite esencial de lavanda potencia los efectos y propiedades de todos los aceites esenciales.

Yo suelo utilizar como aceites portadores el aceite de almendras y una mezcla de aceites macerados (rosas, caléndula, romero, manzanilla y lavanda) y unas gotas de aceite esencial de manzanilla, para potenciar el efecto relajante y antiinflamatorio.  No tenéis por qúe utilizar un oleato,  podéis utilizar solamente aceite de almendras y/o de oliva virgen extra y agregar unas gotas de los aceites esenciales  (manzanilla, lavanda, romero, caléndula... los que tengáis!)

Veréis cómo la piel absorbe directamente el aceite con un ligero masaje, cómo se alivia cualquier dolor o molestia y qué sensación de relajación os invade.

This massage oil is very easy to prepare: simply choose a carrier oil and add a few drops chamomile and lavender essential oils. We chose these ones because they are highly soothing and relaxing.
I always prepare my own macerated oil, infusing roses, rosemary, calendula and chamomile. All these plants have a powerful relaxant and anti-inflammatory effect. 



Pasemos a la almohadilla. Necesitaremos:
* un trozo de tela rectangular (el tamaño dependerá de cómo queráis que sea el cojín, pero no hace falta que sea muy grande, del tamaño de una mano sería suficiente),
* arroz
* aceite esencial de lavanda

Antes de empezar la confección del cojín, prepararemos el arroz para darle tiempo a que se impregne bien con el aceite esencial de lavanda. Colocaremos suficiente arroz en una bolsa con cierre hermético y agregaremos unas gotitas de aceite de lavanda, cerramos y agitamos bien. Dejamos reposar y mientras preparamos la almohadilla.
Vamos a doblar a la mitad la tela del reverso, y coseremos los 3 lados, dejando en uno de ellos una pequeña abertura. Desde allí daremos la vuelta al cojín y rellenaremos con el arroz (yo he utilizado un embudo para facilitar la tarea). Cosemos la abertura y ya tenemos nuestro cojín de arroz.

Cuando queramos utilizarlo, simplemente llevamos unos 2 o 3 minutos al microondas hasta calentar un poco.
Veréis qué delicia el perfume que desprende! El aroma dura bastante tiempo, pero cuando queráis intensificarlo bastará con derramar algunas gotitas de aceite esencial sobre el cojín.

En casa lo utilizamos siempre, para las situaciones más variadas, dolores articulares, menstruales, agotamiento físico, incluso para el dolor de cabeza es una solución instantánea!

Yo utilicé arroz, pero podéis utilizar semillas si lo preferís. El arroz es una opción muy económica, además mantiene el calor por varias horas y el aceite esencial se impregna muy bien y de manera persistente.

Es muy bueno también para la cama de los niños, porque guarda el calor y la lavanda les ayudará a dormir plácidamente.
Espero que lo probéis y me contéis vuestra experiencia!!


For the heating pad you will need:
* A rectangular piece of fabric 
* Rice
* Lavender essential oil

Before you start sewing the pad, prepare the rice to let it impregnate well with lavender essential oil. Put enough rice in a zip lock bag and add a few drops of lavender oil, close and shake well.  

To prepare the pad, just fold the fabric in half and sew 3 sides, leaving a small opening. From these opening, we will flip the pad and fill it with rice (I used a funnel to make the task easier). Sew the opening and enjoy your rice heating pad.

When you want to use it, simply heat it up for 2 or 3 minutes in the microwave.
You can´t image hoy delightful it smells! The scent lasts a long time, but when you want to intensify it simply pour a few drops of essential oil over it.

We always use it at home, for the most varied situations, joint pain, menstrual cramps, physical exhaustion, even for the headache its an instant solution!
I used rice but you can use seeds as well. Rice is a very cheap option and also retains the heat for several hours and the essential oil is impregnated well and persistently.

It's great also for children beds, because it keeps the heat and lavender will help them sleep peacefully.

I hope you give this massage oil and rice heating pad a go and share your experience with us !!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...