martes, 11 de noviembre de 2014

temporada de calabazas



Nadie espera el frío con tantas ansias como yo, amo el frío, los largos paseos, el sol del mediodía ofreciendo su generosa calidez... y por sobre todas las cosas, las calabazas!



No hay para mí nada más delicioso que una calabaza asada, o que un bizcocho de calabaza, o que una sopa crema de calabazas o una mermelada de calabazas... o lo que sea pero de calabazas!

Intentando dar lógica y sentido a este profundo amor, me puse a estudiar hace años cuáles eran sus propiedades y beneficios, y debo confesar que ese amor se propagó a límites aún mas profundos...
Una de sus principales virtudes es su bajísimo aporte de calorías y su altísimo contenido en agua y fibra,  lo que la hace ideal en dietas de adelgazamiento y para eliminar líquidos y también para quienes sufren de estreñimiento. Como suelo decir, es un pasaporte al baño!

Ofrece asimismo un importante aporte de vitaminas antioxidantes y minerales, es muy digestiva y produce saciedad. También ayuda a regular el nivel de glucosa en sangre.

Pero quizás, y muy probablemente, la razón más poderosa para comer calabazas es que están tan pero taaaan ricas!!

Propongo hoy un bizcocho de calabaza y nueces que en casa gusta mucho, y que ha tenido mucho éxito en todos los sitios donde lo he llevado. La receta es muy fácil de preparar y el resultado es estupendo tanto en textura, ligereza, aroma y sabor. Comprobaréis que es el mejor ambientador de hogar que podáis utilizar, llenaréis de un delicioso aroma la casa!

20140324_231722



Bizcocho de calabazas

Ingredientes:

  • 2 y 1/2 tazas de harina de trigo

  • 1/2 taza de aceite de girasol

  • 1 Taza de puré de calabaza

  • 1 taza de azúcar

  • 4 ctas polvo de hornear

  • 1 cta de canela molida

  • 1/2 cta de sal

  • 1 cta de esencia de vainilla

  • pasas o nueces troceadas al gusto

Procedimiento:

Antes de comenzar preparar un puré de calabaza y dejar templar o enfriar.

Se utilizará la misma medida de taza para todos los ingredientes. En un bol, cernir la harina, polvo de hornear, canela y sal.

En un recipiente aparte, unir hasta integrar el aceite, puré de calabaza, azúcar y esencia de vainilla.

Mezclar a esta preparación los ingredientes secos.

Si se desea, se puede agregar pasas o nueces troceadas.

Una vez en el molde, se puede espolvorear con azúcar, o con una mezcla de azúcar y canela.

Hornear de 50 minutos a 1 hora, a 160º.



IMG_20131121_094833



y para acabar, un secretillo de belleza para conseguir una piel revitalizada y luminosa:

mascarilla de calabaza:

La calabaza, junto con la zanahoria, por su alto contenido de beta-carotenos, es un gran aliado contra la piel apagada, nos ayuda a eliminar asperezas de la piel y dar luminosidad al rostro. Podemos realizar una mascarilla mezclando un poco de puré de calabazas con un huevo batido, un poco de aceite de oliva y algunas gotas de aceite esencial de rosas, lavanda o manzanilla, que tiene un alto poder calmante y nos ayudará a evitar que se nos irrite la piel por el frío. Dejar la mascarilla por 10 minutos, aclarar y aplicar un tónico, preferiblemente rociar con agua de rosas, que podéis hacer vosotras mismas, como os explicaré en la siguiente entrada.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...